Y llegó la Navidad

Yo no sé si es cosa de la edad, de mi subconciente o de mi imaginación, pero me da la sensación de que cada año la Navidad llega antes.

Y quién lo iba a decir que a 15 de noviembre iba a estar ya tan presente la Navidad.

A las 7 de la mañana he llevado a mi hijo al instituto y he alucinado cuando he visto un montón de comercios con los árboles de Navidad decorando ya los escaparates.

Por un momento he pensado que eran imaginaciones y que todavía estaba dormida, pero no, mi hijo también lo veía jaja.

No soy excesivamente religiosa, pero me parece que la Navidad tiene unas fechas concretas y no entiendo por qué nos empeñamos en cada vez se avancen más, cuando realmente llega la hora de las celebraciones yo ya estoy harta de tanta Navidad. No lo disfruto como años atrás que esperabas impaciente para poner los adornos, para preparar los regalos, las cenas con la familia y los amigos… para mí está empezando a cobrar sentido la letra de Melendi que dice: la Navidad la ha inventado el Corte Inglés.

Anuncios en la tele tres meses antes de perfumes, juguetes, turrones, bebidas… ¡Pero si hasta puedes comprar números de la lotería de Navidad en agosto!

Supongo que la influencia americana también tiene mucho que ver en todo esto porque no nos olvidemos que el Black Friday ha pasado a ser el Black Month, venga descuentazos (dicen ellos) a diestro y siniestro para que adelantes tus compras de Navidad y de esta manera los comercios se aseguran de tener sus arcas llenas a priori de la campaña.

En fin, todo va a parar al mismo sitio: consumismo puro y duro.

No sé a vosotr@s, pero, para mí, todo esto hace que la Navidad pierda su encanto. ¿Os pasa lo mismo?

Photo by Robert Linder on Unsplash

Y cuando no sabes por qué lo haces

Hay situaciones en las que haces cosas que sabes que no son lo mejor en ese momento, pero no lo puedes evitar.

Y quién me iba a decir que sabiendo que no me estaba haciendo ningún bien lo iba a hacer.

Cada vez estoy más convencida que el ser humano es raro. Si no que me expliquen por qué cuando estamos deprimidos lo único que hacemos son cosas que nos hacen deprimir más (al menos a mí).

En lugar de ponernos activos y hacer cosas que nos suban la moral nos ponemos a escuchar esas canciones deprimentes que nos hacen llorar, a mirar esas fotos antiguas que nos llenan de nostalgia y nos recuerdan tiempos mejores, te plantas delante de la tele y haces un maratón de pelis de esas que no paras de llorar y, no sé si será por la influencia de las películas americanas, pero te hinchas a comer helado sabiendo que después cuando te subas a la báscula ¡Sí que te vas a deprimir!

Pero ya sabéis que a mí me encanta informarme y me he quedado más tranquila cuando, parece ser, que la base científica es que el helado contiene un aminoácido denominado Triptófano que aumenta los niveles de serotonina (una de las hormonas encargadas de hacernos más felices). De este modo, se inhiben los síntomas de la depresión, se contrarrestan los estados de agresividad o tristeza y, en consecuencia, nos sentimos emocionalmente satisfechos.

Así que yo me voy ahora mismo al congelador a por el mío ¿Y vosotr@s?

Photo by Fallon Michael on Unsplash

Y ha pasado un año…

Hay cosas en esta vida que nunca te planteas y cuando lo haces no sabes ni cómo lo has hecho.

Y quién lo iba a decir que yo iba a dejar de fumar. Sí, porque yo siempre he sido de esas personas que disfrutaba fumando, ni siquiera me planteaba dejar de hacerlo.

En el momento en que me dijeron que me iban a operar del corazón decidí que el día que ingresará en el hospital me fumaría mi último cigarro. Y ni yo misma me lo creo, pero así fue. Con la mochila colgada al hombro y preparada para entrar por la puerta del hospital me fumé lo que sabía que era mi último cigarro.

Tengo amigos que llevan muchos años intentando dejar de fumar, han probado de todo, pastillas, hipnosis, fuerza de voluntad, prácticas de relajación, chicles, parches de nicotina…, y nada, al poco vuelven a fumar. Yo nunca lo había probado porque no tenía ni la más mínima intención de dejarlo. Tengo que aclarar que hablo de amigos que fuman bastante, yo me fumaba medio paquete al día… ¡Pero cómo lo disfrutaba!

Bueno, a lo que voy, desde ese día ni siquiera he tenido la tentación de encender un cigarro. No lo he echado en falta. Incluso he pasado a ser como muchos exfumadores, antes no notaba el olor a tabaco, pero ¿ahora? Lo huelo a leguas. No me molesta, pero es curioso como antes cuando alguien me decía: ¡Qué peste a tabaco! Yo me los miraba y pensaba: Qué exagerada es la gente, pero ahora, lo entiendo perfectamente.

Recuerdo que estando en la unidad de críticos, toda orgullosa por mi decisión le dije al médico: Doctor, he dejado de fumar. Me miró con media sonrisa en la cara y me contestó: Enhorabuena, eso siempre es bueno, aunque tu problema de corazón no tiene que ver nada con el tabaco. ¡Me quedé a cuadros! Pero una vez tomada la decisión no iba a volver atrás.

Ahora puedo decir orgullosa que hoy hace un año que dejé de fumar y espero poder decirlo muchos más años.

¿Vosotr@s habéis pasado por esta situación? ¿Cómo lo hicisteis?

Y cuando por mucho que lo intentes…

Está claro que hay cosas en esta vida para los que muchos no hemos nacido (en mi caso bastantes jajaja) pero yo lo sigo intentando.

Y quién me iba a decir a mí que a mis 50 años iba a seguir luchando para hablar inglés.

Llevo casi toda mi vida estudiando inglés. Es una de esas cosas que creo que, en la época que vivimos, es supernecesaria todo y que siendo realistas la gran mayoría de la población mundial habla hispano así que ahí lo dejo.

Cuando yo estaba en el colegio se estudiaba francés. Me compré el libro con toda la ilusión del mundo por empezar a estudiar otro idioma y después del primer día de clase la profesora nos informó de que a partir de la siguiente lección empezaríamos a estudiar inglés. A mí me daba igual, a mí me hacía gracia aprender otro idioma fuera cual fuese así que lo cogí con todas mis ganas.

Pero el inglés se resistió a entrar en mi cabeza. Sería porque la profesora tampoco se puede decir que supiera mucho, sería porque el inglés que te enseñaban en el colegio era muy básico… el caso es que yo no avanzaba. Así que ya de más mayor me apunté a diferentes academias. Y ni con esas, nunca avanzaba.

Quiso el destino que entrara a trabajar en un departamento de Cooperación Internacional donde el inglés era el pan nuestro de cada día. Teníamos becarios de varios países y, todo y que ellos venían a aprender el castellano, siempre intercambiábamos frases. En aquella época, era más la vergüenza de hablarlo que el no entenderlo, porque me defendía bastante bien a la hora de escribirlo y de escucharlo, pero hablarlo… eso era otro tema, aunque lo tenía que hacer por narices.

Finalmente cambié de trabajo y el inglés dejo de pertenecer a mi día a día. Os puedo asegurar que un idioma no es como montar en bicicleta que nunca se olvida, he vuelto a intentar estudiarlo, a recuperar lo que sabía, y todo y que sigo entendiéndolo bastante bien a la hora de leerlo, soy incapaz de entender cuando lo hablan (y más si son series americanas) y mucho menos hablarlo.

Según un estudio se trata de la plasticidad de las neuronas, que llegada una edad el cerebro empieza a dar prioridad a la estabilidad.

Hace unos años fuimos a pasar unos días con unos amigos a Londres y la única que entendía algo era yo, así que me dispuse a hacerme entender por los londinenses. Me parece increíble su pasividad y la poca empatía que demuestran hacia los extranjeros. Si no los entiendes es tu problema, ellos no se esfuerzan lo más mínimo. Y luego vienen ellos aquí y parecemos tontos esforzándonos por explicarles las cosas con gestos y con palabras sueltas en inglés para que nos entiendan. En fin, que cuando ya llegaba el momento de volver a casa es cuando yo empezaba a desenvolverme bien con el idioma.

Como de momento no veo viable irme a vivir a un país de habla inglesa que es la forma más segura de aprender el idioma (que ya me gustaría) lo único que me queda es seguir intentando aprenderlo con las aplicaciones que puedes encontrar por internet e intentar no morir en el intento.

Pero que como siga así, no descarto pasarme al chino que, quién sabe, a lo mejor aprendo antes.

¿Vosotr@s tenéis facilidad para los idiomas o sois de los míos?

Y cuando te quedas ojiplática…

Os prometo que no me imaginaba que a las alturas que estamos todavía quedara este tipo de gente, por llamarlos de alguna manera, sueltos.

Y quién lo iba a decir que después de la cantidad de controversia que genera este tema todavía existiera gente que fuera capaz de soltar esas palabras por su boquita y quedarse tan ancha. En la prensa los titulares son: «Anorexia, la moda es culpable o cómplice», «La moda prefiere esqueletos», «La moda impone la anorexia»… Es cierto que una parte de las marcas más conocidas ha empezado a ampliar las tallas en sus diseños, pero todavía queda mucho camino por andar.

Me explico, como creo que he comentado en alguna ocasión mi hija está estudiando para dedicarse al mundo de la música. Ella tuvo hace años problemas de alimentación que, por suerte, y después de mucho esfuerzo por su parte, ya ha superado, pero ese fantasma siempre queda ahí.

Toda ilusionada vio una publicidad de una agencia de castings que se llama BCNCasting que representa a modelos y cantantes. Envió un e-mail para pedir información y la llamaron.

En ningún momento le han pedido una maqueta de su voz ni nada parecido, lo primero que le han pedido son sus medidas. Pues bien, en el momento que les ha dicho que tiene una talla 38 la respuesta ha sido: «Mira bonita, para triunfar en el mundo de la moda o de la música o tienes una talla 34, 36 como mucho o vete olvidando. Así que ponte las pilas y pierde 10 kilos como mínimo para poder llegar a ser algo».

O sea, que da igual si cantas bien o si cantas mal, si eres guapa o si eres fea, lo importante es que estés anoréxica… yo es que todavía estoy flipando.

En fin, lo voy a dejar aquí porque si sigo, por mi boca solo van a salir lindezas, pero hay más de uno que tendría que pensar antes de abrir la boca, pensar en el daño que puede hacer a mucha gente y las consecuencias de sus palabras.

Y cuando te entra la frustración…

No hay nada peor que intentar conseguir un objetivo con toda tu ilusión y que por mucho empeño que pongas no lo estés consiguiendo.

Y quién lo iba a decir que algo por lo que nunca me había preocupado me iba a generar tanta frustración.

Por suerte o por desgracia nunca he tenido que preocuparme en exceso de mi peso. A pesar de llevar muchos años con problemas de tiroides nunca he tenido que controlar en exceso lo que he comido o he dejado de comer. Era de las que no se agobiaba por el tema y nunca me subía a una báscula. Podía subir o bajar un kilo, pero como iba o venía, pues eso no me preocupaba.

El problema es que desde que me hicieron la operación de corazón, por diferentes factores, mi peso ha subido una barbaridad, y cuando digo una barbaridad no exagero 😔

En fin, el tema está en que después de la última revisión me informaron que la operación no había salido del todo bien y para evitar volver a abrir, debíamos probar cosas, como perder peso. Hasta ahí todo bien, el problema viene cuando te dicen que de ejercicio nada de nada, aparte de caminar, que aumento de comida «verde» en la dieta tampoco porque se descontrola el sintrom… vamos, que ya me contaréis a mí como hacerlo.

Pues todo y con eso, ahí que me puse yo a caminar como una loca, a disminuir la ingesta de comida, evidentemente fuera azúcar, fuera patatas fritas (con lo que me gustan), venga a comer «realfood», venga a seguir consejos como cenar solo un yogur… y cuando llega el momento de subir a la báscula, después de mes y medio solo había perdido ¡300 gramos!

Que sí, que según la dietista debería estar supercontenta porque no había engordado y había perdido peso, poco, pero había perdido, pero a mí me entró una frustración en el cuerpo que no me quito de encima. Eso de esforzarme como me estoy esforzando y no ver resultados me martiriza, que ya sé que llegaran, pero el camino se me hace cuesta arriba.

Total, seguiremos intentándolo porque no queda otra y hay que mantener una actitud positiva que sino….

¿Vosotr@s también tenéis este tipo de frustraciones?

Y cuando eres un poco rarito…

Suelo llevar siempre un libro vaya a donde vaya porque nunca sabes si vas a tener que esperar, pero, a veces, me lo olvido.

Y quién lo iba a decir que en esas situaciones lo único que se me iba a ocurrir para entretenerme era observar a la gente e inventarme sus vidas.

A raíz de la pandemia, al no poder salir y disfrutar de terrazas, no haber salas de espera abarrotadas ni demás situaciones que propiciaran mi imaginación había dejado de hacerlo, pero, el otro día me volvió a pasar.

Iba de camino a unos recados, y como era muy pronto me pare a tomar un café en una terraza. Al no tener prevista una espera, no llevaba ningún libro conmigo por lo que eché un vistazo a mi alrededor y mi mente empezó a hacer de las suyas.

Me encanta observar a la gente e imaginarme sus vidas. Supongo que si le explico esto a un psiquiatra seguro que tiene base para psicoanalizarme por eso procuro no comentarlo demasiado jaja. Me imagino sus trabajos, si tienen hijos, si están enamorados, si son felices o no (en eso los ojos de la gente no mienten, solo tienes que mirar bien). Suelo fijarme en como interactúan con las personas con las que hablan, si son pareja, amigos o compañeros de trabajo, el tipo de ropa o complementos que llevan, si leen el periódico o están con el móvil. Si están con el móvil me fijo en si miran redes sociales, si están jugando a algún juego…

Por ejemplo, ese día me fijé en una señora mayor, bueno mayor… teniendo en cuenta que yo voy a cumplir muy pronto 50 años eso de mayor es relativo, digamos que de mediana edad. Por su forma de vestir sin pretensiones, ropa cómoda, calzado cómodo, un móvil gama media, es decir, el prototipo de persona que en mi cabeza me la imagino sentada delante de la tele disfrutando de su momento de descanso viendo las típicas series o programas que dan al mediodía en la televisión (y cuidado que con eso no quiero ofender a nadie ni mucho menos, yo también las veo de vez en cuando y he llegado a engancharme a alguna que otra 😉).

Pues cuál fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que estaba jugando a un juego de matar al enemigo muy popular entre la juventud (lo sé porque mi hijo está enganchadísimo).

Me dieron ganas de aplaudir, de aplaudirle a ella por demostrarme que no se puede juzgar a la gente por su envoltorio y, que nunca debes tener ideas preconcebidas porque te puedes encontrar muchas sorpresas a la vuelta de la esquina.

Me encanta cuando las pequeñas cosas me hacen replantearme mi forma de ver la vida ¿Y a vosotr@s?

Y al final es cuestión de expectativas

Llegado septiembre es el momento de hacer un repaso de los momentos vividos en verano.

Y quién lo iba a decir que, si te paras a pensarlo, casi todo en esta vida tiene una explicación científica.

Ahora que la gran mayoría hemos vuelto de las vacaciones (lo mío han sido mini vacaciones pero sirve igual jaja) nos paramos a pensar en retrospectiva y comparamos la ilusión en la preparación del viaje, el trayecto que vamos a realizar, las actividades que vamos a hacer cuando lleguemos al destino, etc. y la desilusión en la preparación de la vuelta a casa.

Tendréis que reconocer que, por norma general, el viaje de vuelta se os ha hecho mucho más corto que el de ida.

Pues parece ser que un estudio holandés nos demuestra que el motivo es, justamente, las expectativas que nos creamos antes del viaje. Cuando comienzas un viaje sueles ser optimista, por lo que generas expectación de un trayecto corto y alegre y al final se hace demasiado largo.

Por el contrario, al volver, el sentimiento es de pesimismo, las expectativas hacen pensar que será aburrido y largo.

En resumen, a la ida nos creamos unas expectativas y a la vuelta no. Da igual que vayas al lugar habitual de vacaciones y por tanto no sea la primera vez que realizas el viaje, o que vayas a un lugar donde nunca has estado. Da igual que vayas a pie, en coche o en avión. Da igual que al volver vayas por una ruta diferente que a la ida… todo da igual porque al fin y al cabo es una cuestión de expectativas.

También hay un estudio japones cuya teoría dice que el camino de regreso se nos hace menos largo cuando lo recordamos pero, a mí personalmente, me gusta más creer en la versión de las expectativas, porque, al fin y al cabo, ¿Qué es la vida sino la expectativa de lo que está por venir?

¿Para vosotr@s también es más corto el camino de vuelta?

Y todos los días amanece y anochece

Personalmente no diferencio el amanecer del atardecer, pero los expertos nos indican que los cielos de las puestas de sol son mucho más rojos que en el amanecer.

Y quién lo iba a decir que algo que pasa cada día, la mayoría de los mortales ni nos paramos a pensar en ello.

Como ya he dicho en otras ocasiones, tanto tiempo libre no es bueno para mí, me da por ponerme a pensar en cosas que, en situaciones normales, ni me planteo.

El otro día le tocó el turno al amanecer y al atardecer. Me enseñaron una imagen espectacular y fui incapaz de determinar si era un amanecer o un atardecer. Lo único que me atrevía a decir fue ¡Guauuu!, para no quedar como una tonta.

Como siempre, ante estas situaciones prefiero informarme, así que me sumergí en internet. Según los expertos, todos sabemos que el sol sale del este y se pone en el oeste (yo esta clase de Ciencias Naturales me la salté seguro). Al ser la atmósfera más calidad durante las noches y haber más moléculas de agua en forma de humedad hace que los cielos parezcan más anaranjados y rojizos en el atardecer.

Parece ser que, al haber actividad humana, además de particular de polvo y contaminantes que se elevan en el aire, se hace posible la dispersión de grandes ondas de luz que también contribuyen a que los cielos sean más rojizos en la puesta del sol… ¡Cómo no íbamos a estar los humanos y la contaminación de por medio!

Siguen aclarándonos dos puntos superimportantes:

1.- La salida del sol tiene lugar temprano en la mañana mientas que la puesta del sol tiene lugar durante la noche. 🥺

2.- La salida del sol conduce a cielos brillantes mientras que la puesta del sol conduce a cielos oscuros. 🥺

Yo no sé a vosotr@s, pero a mí, el cuerpo se me ha quedado un poco «pallá» ¿Eso no es evidente? Muy experto, muy experto no hay que ser para saber eso.

Pero centrémonos:

Amanecer

Existen estudios que dicen que ver el amanecer mejora el metabolismo e incluso está ligado a la pérdida de peso (¡yupi! A la porra la dieta).

Ya decían los antiguos «Al que madruga Dios le ayuda». Muchos dicen que ver amanecer es la clave de la felicidad porque los rayos de sol crea efectos de amor y armonía en tu alma.

Atardecer

Mirar el atardecer hace que te hagas consciente del ciclo natural del día e influye en nuestro reloj natural. Está comprobado que exponerte a la luz del sol mejora tu humor y tu salud.

Elimina el estrés y te aporta vitamina D sin riesgo de daños solares en la piel.

Pero, el Astro Rey no podía ser menos, así que tiene sus adeptos. Existe la terapia del Sungazing que defiende que al mirar al sol el cuerpo recibe la energía del astro y puede curar enfermedades, proporcionar bienestar y poner orden en la mente. Según sus seguidores, el ojo humano posee algún tipo de células fotovoltaicas capaces de convertir la energía solar en energía vital.

Dicho todo esto, para mí se simplifica en que ver el amanecer me genera ganas de empezar el día con energía y con tiempo por delante y el atardecer que el día ya ha acabado; hay días que es de agradecer y otros que desearía que nunca acabaran.

Lo que tengo muy claro que ya no voy a mirar igual el amanecer y el atardecer.

Y vosotr@s ¿Cuál de los dos preferís?

Fotos by Pixels y Pixabay

Y cuando lo que es lógico, pasa por no serlo…

Todos, o la gran mayoría, tenemos algo cotidiano y en común en nuestras vidas… la limpieza del hogar.

Y quién lo iba a decir que el tema de la limpieza del hogar iba a dar tanto de sí.

Como ya comenté en algún post anterior, hoy en día utilizamos internet para prácticamente todo: que sí el horario de la farmacia de guardia, que si el tiempo que va a hacer, que si la programación de la tele, que si tengo que ir a un sitio y no sé cómo llegar… en fin, que al menos yo, paso bastante tiempo navegando por internet (ya me gustaría a mí que fuera en barco por el mar ja, ja, ja). El caso, es que no paro de encontrarme con consejos para limpiar el hogar.

Supongo que en la época de nuestros padres y abuelos no era necesaria tanta historia porque, se supone, que las mujeres no trabajan tanto fuera de casa y se podían organizar mejor, digo yo que será por eso, porque ahora parece que tienes que hacerte listas y calendarios para hacer las tareas del hogar. De verdad que no exagero, hay miles y miles de sitios en internet que te facilitan plantillas y croquis para limpiar.

No te lo pierdas ¡Que incluso hay métodos! Aunque hoy en día existen métodos para todo, aunque si facilitan el trabajo o lo complican no lo sé, pero ahí están. Por ejemplo: existe el método 20/10 para limpiar la casa. Parece que consiste en que limpias 20 minutos y descansas 10 minutos… Yo no sé vosotr@s, pero como yo me pare no me vuelvo a poner en marcha, con lo despistada que soy me pongo a hacer otras cosas y no vuelvo a por la escoba en todo el día 😎.

De verdad que no me lo estoy inventando, son fuentes serías de una revista muy conocida. En ese artículo, también dicen que es bueno que le hagas una foto del antes y otra del después… Yo hay días que es mejor que el antes no lo haga, por no hablar de que si ya empezamos a entretenernos con fotos no empiezo.

Luego te dan consejos que yo creo que son de cajón, es decir, toda persona con más o menos sentido común sabe que tiene que hacer la cama, fregar los platos, ventilar, recoger lo que tengas tirado por el suelo y los muebles, si tienes más de una planta empezar por arriba (eso mi marido todavía no le ve el sentido, pero estamos trabajando en ello😅), ir limpiando los utensilios de cocina a la vez que cocinas, y un sinfín de consejos más de este estilo.

Una cosa es que todos lo sepamos y otra que por H o por B (pereza, tiempo, etc.) no lo puedas ir haciendo al día. ¿Qué lo ideal es hacerlo? Pues sí, pero no creo que hayan descubierto nada nuevo.

Un consejo al que todavía le estoy dando vueltas, es que los expertos aconsejan que hagas primero los dormitorios y luego cierres la puerta, vale, hasta ahí puedo estar de acuerdo, pero prosiguen: lo último los baños o la cocina, según donde tires el agua de fregar… Corregirme si veis otra respuesta lógica, por favor, lo digo en serio, puede que se me escape algo pero, yo el agua sucia del suelo, la tiro al inodoro no a la pica donde voy a lavar los platos de comer.

Por supuesto también hay rutinas de limpieza exprés en 1 hora, indicaciones de cada cuanto tienes que limpiar o lavar cada cosa, que productos y utensilios utilizar y un largo etcétera.

Estoy de acuerdo en que ahora tenemos menos tiempo para ocuparnos de mantener al día nuestro hogar pero, en el siglo XXI, ya no solo limpian las mujeres, los hombres y los hijos (siempre hay excepciones evidentemente) también se implican o deberían implicarse por lo tanto son más manos y lo que una persona sola puede tardar tres horas entre varios en una hora lo tienen listo (ese es mi mantra para implicar a mi familia ja, ja, ja). Pero vamos, que cada uno en su casa sabe lo que tiene y no pienso entrar en ese tema. Cada uno en su casa y Dios en la de todos o algo así, es un dicho que me encanta.

Además, hoy en día, a través de las aplicaciones del móvil puedes decir que te aspire el salón, que te ponga la lavadora o el lavavajillas, vamos que por facilidades que no sea. Eso sí, previamente acuérdate de quitar las manchas difíciles de la ropa y ponerla dentro de la lavadora o de poner los platos dentro del lavavajillas porque si no, no sirve de nada 😂.

Con todo esto no quiero decir que antes no existieran los consejos de limpieza ni se hablara de ella, pero solía ser entre abuelas, madres, amigas… que iban comentando: ¿Tú esto con que lo limpias? Pues yo le doy con esto y mano de santo. Tengo que reconocer que he recibido y he leído un montón de consejos para limpiar los cristales de las ventanas, pero me pasa como con la cocina, soy negada, ya lo puedo hacer con mil cosas pero no consigo nunca que me queden impolutos. El último que he visto dice que lo seques con una media vieja que no deja pelusa… tampoco me ha funcionado. Hago un llamamiento a que, si alguien tiene un truco infalible para las ventanas, por favor, que me lo diga.

Por otro lado, no creo que sea bueno estar todo el día pensando en si tienes la casa limpia o sucia (a pesar de que según la ley de Murphy esa visita inesperada vendrá el único día que no has limpiado), si llega el sábado y te ofrecen hacer una excursión, vete, ya limpiaras el domingo 😉

Y dicho todo esto, me voy a pasar un poco la escoba que ya toca.

Photo by Jan Kopu0159iva on Pexels.com
Los mundos de Cris

Aquí esta mi particular visión de la vida

Tiempo de Cenizas

Que las cenizas se conviertan en palabras y de ellas resurja una llama de eterna poesía

La Ki-Regeneration ®

"Développer une médecine basée sur la conscience autodidacte du corps à s'auto-régénérer pour rester équilibré"

Dama del Otoño

Palabras que se quedan grabadas en lo más profundo del alma.

Reality Decoded

Making Clear What Is Hidden In Plain Sight

Mila Detti

"Antes y después el mundo se ha hecho pedazos y hay que nombrarlo de nuevo, dedo por dedo, labio por labio, sombra por sombra." Julio Cortazar.

Realismo Antimágico

Los propios dioses

Nomonauta_

¿A dónde vamos?

Equilibra't - Sílvia Romero

Nutrición y Alimentación - Dietista-Nutricionista

Hassentidoque.wordpress.com

Has sentido que...

YoCasting

telent · services

ElBlogDebdaiana

Hablemos de inspiración, estilo de vida, amor propio.

el diario de Amatista

recortes de papel

Sigo aqui

Mi rincon del cuadrilatero

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos